Guía para elegir Hoverboards 2019 – patines eléctricos autobalanceados

Guía rápida y al grano con criterios para elegir patines eléctricos Hoverboards. Para niños, para adultos, qué diferencias hay entre modelos y qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar

 

Patines eléctricos - Hoverboard

 

 

Información básica sobre los hoverboards

Los hoverboards son patines eléctricos autobalanceados, son como segways pequeños pero sin manillar. Se controlan cambiando ligeramente el punto de equilibrio del cuerpo. Se equilibran de forma automática una vez que están en funcionamiento.

 

Seguridad

Los hoverboards son en general bastante fáciles de usar y son seguros siempre que se utilicen con cabeza y en lugares para los que está pensado. Yo diría que es incluso más seguro que unos patines o un monopatín tradicional, dependerá más de quién lo usa y cómo lo usa.

La parte más delicada del hoverboard es la batería. Hay que elegir un hoverboard con certificación de seguridad. Los hoverboards muy baratos normalmente montan baterías de baja calidad que aparte de romperse con facilidad nos pueden dar un susto.

 

Velocidad, autonomía y peso

Dependerá de cada modelo.

  • La velocidad máxima suele estar entre 10 y 15 Km/h.
  • La autonomía iría de los 10 a los 20 kilómetros dependiendo del modelo, del estado de la batería y de las condiciones de la ruta.
  • Las baterías suelen tardar en cargarse hasta su máxima capacidad entre 2 y 4 horas
  • El peso máximo que soportan suele estar por encima de los 100 Kg

 

¿Dónde se pueden usar?

Por el momento no hay una regulación clara. Son vehículos que no necesitan carné de conducir ni seguro. Cada ciudad puede tener sus propias normas sobre el uso de patines, patinetes y vehículos eléctricos de movilidad personal.

En general hay que usar el sentido común, tener cuidado con las demás personas que comparten nuestro espacio, y seguir las normas de seguridad vial.

En el caso de niños lo recomendable es que lo usen en pistas de cemento, parques con zonas llanas y lisas, etc. donde no haya peligro de hacerse daño o hacer daño a otras personas. Es decir, básicamente como utilizarían unos patines en línea, una bicicleta o un monopatín.

 

 

Elegir hoverboard para niños

En primer lugar, yo personalmente no compraría un hoverboard o cualquier otro sistema ‘motorizado’ a un niño pequeño, preferiría comprarles patines, patinetes, monopatines, etc. para que se diviertan haciendo ejercicio. La edad mínima recomendada depende de cada padre y también de los gustos del niño, quizás a partir de los 11-12 años, y hay que hacer saber al niño que está conduciendo un vehículo y que tiene que seguir ciertas reglas, saber frenar perfectamente, respetar a los demás y saber dónde lo puede usar y dónde no. Esto es aplicable a todos los dispositivos de movilidad: bicicletas, patines, etc.

Si sólo lo va a utilizar la niña o el niño y de forma esporádica (por ejemplo los fines de semana en el parque) yo elegiría un modelo basándome en los siguientes criterios:

  • Hoverboard de gama media baja, es decir, lo más barato posible pero que sea un producto certificado y de una marca más o menos conocida
  • Que no supere los 10-12 kilómetros por hora
  • Hay hoverboards que se pueden programar desde el móvil para limitarles la velocidad

 

También, ten en cuenta que puedes convertir el hoverboard en un pequeño kart mediante unos asientos llamados hoverkart. Por ejemplo, si compras el hoverboard para el hermano mayor, el pequeño lo podría usar con el hoverkart porque es más fácil y más seguro.

 

Hoverboards baratos

Algunos modelos con buena relación calidad precio:

 

 

 

Hoverkart – convierte el hoverboard en un kart

Son asientos que se adaptan al hoverboard para convertirlo en un pequeño kart de 3 ruedas. El control se realiza mediante dos palancas que permiten acelerar, frenar y girar.

El hoverkart se suele unir al hoverboard mediante unas correas, con lo que se suelen adaptar bien a los diferentes diseños y tamaños de hoverboard. La logitud desde el asiento hasta los pies suele ser regulable para adaptarla a niños y adultos.

Usar el hoverboard con hoverkart es una experiencia totalmente distinta, es como tener dos vehículos diferentes. Es una opción muy buena para niños, se lo pasarán en grande porque es muy divertido y además conducir con hoverkart es más seguro y muy sencillo de aprender.

 

 

 

Hoverboards de gama media

Si se va a usar el hoverboard de forma intensiva o se buscan características específicas, por ejemplo ruedas más grandes. La principal diferencia entre gamas suele ser la calidad de materiales de construcción y la batería. También en estas gamas se suele incluir conectividad (bluetooth normalmente) que permite controlar parámetros desde el móvil, etc.